E. M. Cioran: La caída en la palabra (Juan Manuel Tabío)

Quien visite hoy la región de Transilvania tal vez comprobará que la trillada mitología vampírica, ausente en cualquier folklore convincente, se debe exclusivamente a las ficciones góticas y a la industria de Hollywood, pero difícilmente encontrará un panorama radicalmente distinto del que vio nacer, hace ahora cien años, a Émile Cioran:un paisaje de una profundidad abisal (al fondo, los Cárpatos) en el que parecen disolverse ciudades deprimidas, ubicadas en la periferia de Europa, en el limes dacio dela Historia.

Reacio a aceptar otras determinaciones que no fueran las provenientes de la teología o de la biología, receloso del libre albedrío (uno de sus reparos de mayor peso contra elexistencialismo sartreano), el apátrida Cioran nunca dejará de reconocer el ascendientede su suelo natal en la configuración de su personalidad y su pensamiento, y agradecerá al fatum balcánico -o a sus genes- el haberle proporcionado en herencia el áspero ciclode quiebras que se requiere para forjar una convicción en la inutilidad esencial de losactos: “Fracasar en la vida, esto se olvida con demasiada frecuencia, no es tan fácil: se precisa una larga tradición, un largo entrenamiento, el trabajo de varias generaciones” [+]

Anúncios