“Mircea Cărtărescu, el escritor que viene de Rumania: biografía literaria” (Miguel Angel Gómez Mendoza)

Mircea Cărtărescu nació el 1 de junio de 1956 en Bucarest-Rumania.[1] Sobre su infancia afirmará que “representa su principal experiencia existencial y la única que vivió de manera atenta”. Hace parte de los poetas “optzeciști” (“ochentistas”) que frecuentaron el Cenaclul de Luni[2] conducido por el crítico literario Nicolae Manolescu, y durante sus tiempos de estudiante universitario, participó también en las sesiones del Círculo Literario, conducido por Ovid S. Crohmălniceanu. Egresado del Liceo “Dimitrie Cantemir” de Bucarest, seguirá estudios en la Facultad de Lengua y Literatura Rumana de la Universidad de Bucarest. En 1980 presenta su trabajo de grado de Licencia sobre el imaginario poético del poeta nacional rumano Mihai Eminescu y de la poesía póstuma, que se transformó en el libro “Visul chimeric”[3], el cual se reeditó en el año 2011. En 1999 obtiene el Doctorado en Literatura rumana con una tesis sobre el postmodernismo rumano[4], dirigida por el profesor Paul Cornea,[5] publicada en el mismo año por la Editorial Humanitas, con varias reediciones posteriores.

Infancia, adolescencia y estudios de liceo

Cuando le preguntan qué tan consciente era de que al terminar el liceo se convertiría en escritor,  Cărtărescu anota que estaba lejos de este pensamiento. Para él, ser escritor en el sentido profesional de la palabra, publicar libros o cualquier tipo de literatura, era completamente utópico; y agrega: “no quería esto y no creía que era posible. Me acuerdo que en el segundo año de la Facultad, cuando leí por primera vez en el Círculo literario de Nicolae Manolescu, le dije que no me interesaba publicar y que deseaba escribir solo para mí. En el liceo, menos aún pensaba en una carrera de escritor. De hecho, era y seguí siendo muy niño, para mi alegría, todavía algunas décadas más. Apenas ahora doy señales que pasé hacia la adolescencia, mentalmente hablando. Era un niño muy timido, muy asustadizo, insociable, que vivía solamente entre libros, solamente de lecturas. Un niño que consideraba que sus únicos amigos eran Kafka, Musil, Max Blecker y que realmente no tenía ningun contacto social. En la clase de XII del Liceo era casi un esquizoide”.

¿Cómo decide cursar el Liceo con especialidad en Letras? Cărtărescu, confiesa: “escribiendo muchísimo para mí mismo, ejercité la mano y logré recibir el primer premio de la Olimpiada de Literatura, en 1974, cuando terminé el Liceo. Esto me puso a pensar y de esta manera di con el Liceo de Letras, en particular cursé el énfasis en humanidades, no tenía ninguna relación con matemática o física. Así que, de hecho, mis opciones eran muy estrechas. Y, pensé que, como en ese entonces me gustaba la literatura, la poesía y la prosa, mucho más que la sociología o la filosofía, mi puesto estaba en Letras”.

La poesía como debut literario: “Fauri, vitrine, diamante”

La poesía fue la primera manifestación del talento literario de Cărtărescu. “Escribí poesía de modo natural, desde el comienzo de los estudios de Liceo, el Círculo literario fue el lugar donde aclaré un poco las ideas sobre la literatura y la poesía. Allá, casi todo el mundo escribía poesía, así que hice lo mismo. Comencé a sentir que podía hacer una cosa profesional recién en el segundo año de la Facultad. Mis primeros poemas serios, esto es aquellos que podrían entrar en un volumen de versos, datan de 1978. Desde entonces hasta 1980, escribí algunas combinaciones, en dirección muy diversa, que reuní en mi primer libro”.[6]

Su primer libro Fauri, vitrine, diamante (“Forjar, escapartes, diamantes”)  fue premiado en 1980 por la Unión de Escritores de Rumania, lo que significó una buena premisa para un comienzo de carrera. ¿Contó este reconocimiento desde la perspectiva de su debut literario?  La respuesta de Cărtărescu indica que no mucho, porque, tal cual señala: “Para mí todo estaba ya establecido. Al llegar a la Facultad y entrar en contacto con mis colegas que escribían literatura, futura generación de los años ochenta (“optzeciști” nota del traductor), no tuve ninguna duda. Mi único problema fue llegar a ser visible entre ellos. La competencia de estos años, de la Facultad y luego dos años más, fue más dura que nunca. No me acuerdo de otro período en que llegué a sentir entre nosotros de manera tan trepidante, la tensión, la competencia y la emulación. Cada uno quería ser el mejor. Cuando uno de nosotros leía un poema muy bueno, que nos gustaba a todos, nos marchábamos a casa a hacer uno todavía mucho mejor. Me acuerdo que hacíamos una broma: cuando nos publicaban un libro de versos, lo fijábamos de un hilo con una cuchilla de afeitar para que nuestros amigos se cortaran las venas de desesperación”.

Los integrantes del “Cenaclul” eran muy competitivos. Los profesores de entonces Nicolae Manolescu[7] y Ovid S. Crohmalniceanu[8], los animaban, los estimulaban. Cărtărescu, agrega que ahora escribe poesía bajo la forma de novelas. Se considera incluso hasta hoy poeta, si bien la poesía propiamente dicha, como género literario, no la ha vuelto a escribir desde hace 13-14 años. Cree que la poesía es una manera de entender y de conocer el mundo, así, aprecía él, que quién ha sido poeta desde el inicio va quedar poeta para siempre.

Mircea Cărtărescu debutó con la poesía en el Cenaclul de Luni y en el periódico  România Literară en el año 1978, cuyo coordinador era el profesor  Nicolae Manolescu, y con la antología Aer cu diamante, también leyó prosa en el Cenaclul de proză “Junimea” conducido  por Ovid S. Crohmălniceanu. Por otra parte, publicó prosa en la antología Desant’8. Igualmente, inició sus actividades literarias en prosa con el volumen individual de Faruri, vitrine, fotografii, editado por la editorial Cartea Românească en el año 1980. Continuó escribiendo versos, y publicó más volúmenes, entre los cuales se destaca  Poeme de amor sau Totul.

Profesor de Liceo

Según el escritor, su estado de “inspiración” literaria se complementó muy bien con el status de profesor de escuela general en los años 80. Considera este período como uno de los mejores de su vida. “Era simple. Desde las dos de la tarde, cuando entraba a la clase, hasta las seis, era la esclavitud. Después de esto, estaba libre. Como escribo en las mañanas, no me molestaba para nada pasar cuatro-cinco horas con los niños, en especial cuando los quiero mucho. Incluso, en el barrio donde enseñé: “Ion Creanga” de Coletina, era de alguna manera placentero. Era una especie de aldea que no realizó la transición completa a la condición de barrio. La gente conservaba, y espero que todavía lo conserven también ahora, las huellas profundas del buen sentido, de honorabilidad, de respetabilidad. Los niños eran obedientes, en sus sitios, así que nunca sentí el peso del tiempo robado por los otros a mi escritura. Pude escribir muy bien en este periodo. Lamento solo el hecho que, en muchas ocasiones, debía faltar horas de clase porque tenía en la otra línea, la de escritor, mucho por hacer. Debía ir a encuentros y coloquios. En ese entonces, viajaba mucho por el país, hacía una especie de giras, recitales…

Actividad literaria

A su manera, un proyecto único es Levantul[9] una apopeya heroico cómica y también un periplo por la historia de la literatura rumana. El procedimiento fue utilizado también por el escritor irlandés James Joyce en la novela Ulises. El escritor rumano recicla todos los estilos poéticos de Dosoftei (monje y escritor rumano, Dimitrie Barilă), a Nichita Stănescu. No obstante, no todos los escritores y críticos contemporáneos, aprecian la manera como fue escrita Levantul. El crítico literario Virgil Diaconu, en la  revista Actualitatea literară, considera que: “El volumen Levantul nace por imitación de la poesía de los poetas predecesores, rumanos o extranjeros, a los que Mircea Cărtărescu ha leído con la intención expresa de extraer de ellos su propia poesía”.

En una entrevista realizada por Marius Chivu, el escritor Gheorghe Crăciun considera que: “en Mircea Cărtărescu la novedad de visión es evidente. El cuerpo es representado como una máquina viva, mecánica, productora de alucinaciones, y que se instituye muchas veces como una presencia tutelar de cualquier visión sobre los objetos, cosas, actos imaginarios…”.

Escritor rumano y europeo

Cărtărescu, se considera un autor europeo y aconseja a los otros rumanos que hagan lo mismo. ¿Qué tan europea es su obra? ¿Existe alguna barrera en la trayectoria de la recepción de la literatura rumana por la gente de afuera de las fronteras de su país? “Esta es una de las preguntas más frustrantes que se le puede hacer a un escritor rumano. En efecto, incluso si un autor rumano es muy europeo y alcanza todos los estándares de la cultura europea, existen muchas posibilidades de que él no sea aceptado o aprobado en el extranjero. El primer motivo es la imagen negativa de Rumania, que se refleja también en la recepción de los escritores rumanos. Funcionan todo tipo de lugares comunes que todos conocemos. Somos el país de Drácula. Además, existen muy pocos autores rumanos que han tenido éxito por fuera, algunos del período de entreguerras, otros que partieron más tarde. Pero en la práctica, no existe un escritor rumano contemporáneo perfectamente conocido en el extranjero y aceptado al nivel de los grandes.  De tal manera que aquellos que podrían publicar o leer un libro de autor rumano, no saben dónde tomarlo, dónde situarlo, no existen hitos rumanos en el extranjero”.

Además, existe el prejuicio de que un libro en rumano “debe tratar temas exóticos, quizas algo de folclor…puesto que nosotros nos presentamos en todas las ferias internacionales y todos los congresos con los mismos bailes populares y vestidos nacionales. A la larga, no existe una emigración rumana sólida en el extranjero. Ahora ha comenzado a existir. En España e Italia hay una gran concentración de emigrantes rumanos, pero es gente sencilla, que no son grandes consumidores de libros. Por todos estos motivos y por muchos otros, como serían la incompetencia de las instituciones rumanas que deberían promover la cultura contemporánea o superar la resistencia de las editores extranjeros, un autor rumano entra de manera sumamente difícil en Occidentre. Debe ser unas cuantas veces mucho mejor que un escritor occidental para abrirse camino de alguna manera, y llegar a entrar entre los que importan”.

Profesor de  “Creative writing”

Cărtărescu, también ha participado como profesor en los llamados cursos de “Creative writing”. En el marco del llamado proyecto ERISMA[10], ha orientado cursos de “uso creativo del lenguaje” teniendo como asistentes a un público particular, formado por altos directivos de empresas (“top manager”). ¿Cómo describe esta experiencia el novelista rumano?  “Fue  una experiencia completamente nueva para mí. No he tenido nunca estudiantes semejantes  a los que tuve en Erisma, así que estuve encantado de ofrecer estos cursos. Precisamente porque me gusta la novedad y me encantan las aventuras intelectuales de este tipo. Enseñé durante un mes en cursos de “creative writing” a unos individuos muy inteligentes y que, en el último tiempo, han hecho algo totalmente diferente a leer literatura o a escribir poesía”.

Este tipo de cursos se plantean para que los gerentes de las grandes empresas rumanas “recuperen lo que han perdido en una carrera extremadamente competitiva, que les consume todos los recursos. Muchos de  estos hombres de negocios o de gestión sienten de manera aguda, en cada día de la vida, que muchos de sus sueños de juventud, muchas de sus disposiciones se han desperciado en vano. Erisma les da la ocasión de renovarse con su propia persona y con su propio pasado. Porque hay entre ellos muchos que quisieron escribir literatura, pintar, hacer música o actuar en teatro y la vida no les dio esta posibilidad. Se convirtieron en hombres de cifras, de  resultados inmediatos y exactos. La parte escondida y oprimida de su personalidad, es la que debe ser redescubierta,  realimentada y sacada a la luz para que ella se convierta en una persona reconciliada consigo misma y mucho más positiva, incluso en los negocios. Ninguno de los que siguen estos cursos va a ganar más en los meses siguientes. En cambio, van a ser individuos más vigorosos, más reconciliados, más tranquilos y por esto van a ganar en un largo plazo”, agrega Cărtărescu.

Escritor y lector

Para Cărtărescu el acto creativo de la escritura exige varias condiciones. “Debo decir primero que necesito ante todo: primero  un cuarto y una puerta bien cerrada. Deben ser las diez de la mañana, tener al lado un humeante café, un cuaderno y un lapicero. En la computadora escribo solo mis artículos. La literatura la escribo en el cuaderno, con el lapicero, esto me sienta muy bien. En cuanto a lo escrito. Todo lo que puede decirle es que escribo escribiendo. Así como un hombre del tenis no puede describir cómo da un revés a lo largo de la línea. Puro y simplemente ella viene. Así que yo también, tengo ideas sobre lo que quiero decir. Algo en mí escribe”.

A la pregunta, si ¿vuelve sobre lo que ha escrito?  Cărtărescu responde: “No, nunca. Mis manuscritos son limpios. Como mucho tengo una palabra modificada por página… Puede ver mis cuadernos, son limpios. Escribo 500 páginas de un solo impulso, de principio a fin, sin retornos, sin cortes…”. ¿Tampoco después de la publicación de un libro, cuando la vuelve a leer, no siente necesidad de reformular? “En el último tiempo, solo he vuelto a leer mis trabajos en el contexto de unas lecturas públicas, como me sucedió en Alemania. Entonces cuando vuelvo a leer algún pasaje de mis textos tengo reacciones muy diferentes. Depende del momento cuando lo hago: algunas veces me entusiasmo con pensar que despierto era en aquellos tiempos cuando había escrito ese texto, otras veces, por el contrario, me decepciono y pienso cómo pude escribir semejantes tonterías. En general, a los libros que he escrito, les he dado la espalda, no más me interesan. O me interesan muy poco. Estoy siempre preocupado por lo que tengo pensado escribir de aquí en adelante”.

¿Es difícil el oficio de escritor? ¿Cuánto trabajo implica poner una letra cerca a la otra, con gracia? Respecto a la dificultad y el esfuerzo, considera que “Salieri trabajaba muy fuerte escribiendo música, mientras que Mozart lo hacía fácilmente, como un duende gracioso. Escribía de una pieza, sin tachaduras. Escribía las partituras divirtiéndose. Esto no significa que me comparo con él. Pero no creo en el esfuerzo del escritor, sino en su gracia. Existen escritores que trabajan extraordinario de duro sobre sus manuscritos, que tienen un deseo tremendo de escribir bien y de ser conocidos, y que sin embargo son desgraciados en todo lo que hacen. Mientras que otros logran casi todo lo que se proponen con muchísima despreocupación.  Si se trata de hablar sobre mí, escribo fácil y limpio. De costumbre, no vuelvo sobre los textos escritos. Cuando me parece que no he encontrado el camino, puedo arrojar 40-50 páginas. Y cuando me sale, me sale desde el comienzo”.

¿Cómo lee el escritor rumano, con el ojo de crítico o con el de consumidor de lecturas acostumbrado? “La lectura fue el gran placer de mi vida, siempre. Lamentablemente, no tengo tanto tiempo como quisiera. En el día me es imposible, en la noche, antes de acostarme, le arranco una hora, una hora y media para leer. Intento que no pase ningún día sin leer, pero es cada vez más difícil. Para mí, es una necesidad natural. No me puedo acostar sin leer algo. Me parece que el día se desperdicia si solo he leído 20 páginas de un libro. Para mí, leer es una droga, una gran pasión, una vocación, en última instancia. Me considero incluso mucho más un lector empático y comprensivo, que un autor”.

Los últimos días del comunismo y los acontecimientos de 1989

¿Qué significó para Cărtărescu la Revolución rumana de 1989? Meses antes, confiesa, “viví solamente con el oído pegado de la radio, escuchando Europa Libre y viviendo en una tensión espantosa. Veíamos que, unos tras otros, todos los estados del mundo socialista caían, solo nosotros quedábamos encerrados en el sistema… Estábamos frustrados, queríamos hacer algo, algunas manifestaciones u otros gestos desesperados. Me enloquecí porque llegó la Revolución. Viví un estado de felicidad extraordinaria en aquel periodo. No fui tan feliz en mi vida como en la mañana de diciembre 22. Fue una época sobre la cual todavía no se ha escrito nada…”.

Cărtărescu, describirá este masivo episodio sobre Rumania en el volumen tres del “Orbitor”[11].  Respecto a la imagen emblemática que conserva de los últimos años del comunismo, narra que “…estoy en la fila con casi cuatrocientas o quinientas personas para comprar un pollo. Estoy en la midad de la fila, no puedo hacer ningun movimiento, estoy pura y simplemente aplastado entre individuos. En un momento dado, siento un dolor extraordinario. Me quito y salgo de la multitud: un individuo pasa como una aplanadora sobre esta marea de hombres,  amenazando con un destornillador, para lograr llegar a la cabeza de la fila. O, en mi primera noche de asalariado, salgo a comprar algo para comer. Hasta entonces, viviendo donde mam

Y tengo muchos recuerdos de este tipo.” viveres, pero no hay nada que comprar. Asñi que auqendo donde mammente entre á, no tenía preocupacion por este tipo de cosas. Recorriendo todo el barrio de Colentina y no encuentro absolutamente nada de comer. No hay nada en ninguna parte. Están abiertos todos los almacenes de víveres, pero no hay nada qué comprar. Así que, aquella noche me acosté sin comer… Y tengo muchos recuerdos de este tipo”.

Participación activa en la vida pública rumana

Cărtărescu es una figura conocida para el público rumano, lo que no es frecuente entre los escritores. Uno de los momentos más evidentes fue su participación en la campaña electoral de 2004. ¿Esta participación es apenas una sucesión  de acontecimientos o  corresponde a una verdadera misión cívica y social del escritor?  Para el escritor rumano, fueron muchas circunstancias que de alguna manera decidieron las cosas para mí. En primer lugar, estuvo muy frustrado e inconforme respecto a sí mismo por su inmadurez política antes de 1989. Tuvo, luego, una especie de remordimiento porque fue uno de aquellos que soportó la época comunista así como era, sin una reacción directa y decisiva en su contra. En este contexto, agrega: “Igualmente, me frustré por el hecho de que creí un tiempo en la legitimidad de la Revolución de 1989, en el hecho de que fue una revolución limpia, popular y refuse ver lo que mis amigos veían en específico. Las intrigas a las espaldas de esta Revolución. Apenas en el período de la Plaza de la Universidad[12] me desperté y cambié 180 grados la orientación frente a los acontecimientos. Y luego, un momento de choque fue aquel en que mis críticos me reprocharon que no me implico en la vida política y que, de alguna manera, no cumplo mi deber cívico como escritor. Entonces, aproveché un primer momento favorable, en el que alguien me ofreció una columna editorial en un diario y comencé a expresar mis opiniones políticas. Las tenía lo más claro posible en la mente, pero no se ofrecía la ocasión de ponerlo en papel. Luego, otro conjunto de circunstancias se dieron alrededor de las elecciones, cuando, un día cualquiera, me hicieron un video en el que hablaba apoyando a Traian Basescu[13], candidato a la presidencia en 2004. El video fue difundido incluso en la noche del debate final entre los dos candidatos (Basescu y Nastase. Nota mía). Consideraba que cualquiera que fuera era mejor que Adrian Nastase[14] y me alegró que quizás con mi diezmilésima de centímetro contribuyera con mi video a la elección de Basescu. No diría que los intelectuales están obligados a participar en la vida pública. Ellos lo hacen de muchas maneras. A unos les queda bien implicarse, a otros les queda bien retraerse, quedarse en la mesa de trabajo. Aquel que está lejos no debe culpabilizarse en sí mismo y por principio, se puede implicar de otra manera, a través de su propia visión del mundo”.

Fuentes consultadas:

(1) Mircea Cărtărescu. En: Iaşul cultural. http://culturainiasi.ro/mircea-cartarescu/ Consulta: 21-11-2018.

(2) Rodica Nicolae. Mircea Cărtărescu. „Copilul teribil” al literaturii romanesti contemporane. En: Revista CARIERE.  https://revistacariere.ro/leadership/oameni-care-ne-inspira/mircea-cartarescu-%E2%80%93-%E2%80%9Ecopilul-teribil%E2%80%9D-al literaturii-romanesti-contemporane/  Consulta: 21-12-2018

(3) Teodora Stanciu. Mircea Cărtărescu. Ma consider un discipol al lui Eminescu peste timp. En:  România literară.  http://www.romlit.ro/index.pl/mircea_crtrescu_m_consider_un_discipol_al_lui_eminescu_peste_timp Consulta: 21-12-2018

(4) Cristian Pătrășconiu în dialog cu Mircea Cărtărescu.  Secrete știute, secrete neștiute. En: Revistă a Uniunii Scriitorilor din România serie nouă, 32 pagini, Mai 2018 nr. 5 (1633) anul XXX.

(5) Mircea Cărtărescu. Postmodernismul românesc. Bucureşti, Editura Humanitas. 1999.

NOTAS:

[1] Tres destacadas publicaciones culturales colombianas, han divulgado sendas entrevistas a Mircea Cărtărescu: (1) Ricardo Abdahllah.  “La obra de Mircea Cartarescu: 200 años de Europa Oriental”. En: Arcadia. Ver: https://www.revistaarcadia.com/impresa/literatura/articulo/entrevista-escritor-rumano-mircea-cartrescu-europa-oriental-nostalgia-lulu-orbitor/46291 2016/02/28. (2) Diego Felipe González Gómez.  “La literatura es un credo al que hay que entregarse ciegamente. El escritor rumano Mircea Cartarescu es la nueva sangre de la literatura europea”. En: Lecturas Dominicales de El Tiempo. Noviembre 17 de 2018. Ver: https://www.eltiempo.com/lecturas-dominicales/entrevista-con-el-escritor-mircea-cartarescu-293134 Mircea Cartarescu. La utopia de la lectura. El Espectador. Mayo 28 de 2018. En: https://www.elespectador.com/noticias/cultura/la-utopia-de-la-lectura-por-mircea-cartarescu-articulo-791210 Publica entre los años 2002 y 2004,  una  Mica trilogie (Pequeña trilogía): (De ce iubim femeile, Frumoasele străine y Enciclopedia zmeilor). Las dos primeras de estas obras han sido traducidas al español: Por qué nos gustan las mujeres. Editorial Funambulista. Madrid. 2006. Traducción de Manuel Lobo. Introducción de Max Lacruz (“El escritor que viene del Este”) e ilustraciones de Aifos Álvarez.  Las bellas extranjeras. Traducción de Marian Ochoa de Eribe. Impedimenta. Madrid. 2015. El lector en lengua española encontrará, además de las traducciones ya citadas, otras obras del escritor rumano: El ruletista. Madrid. Editorial Impedimenta. 2010. Traducción del rumano y prefacio a cargo de Marian Ochoa de Eribe Urdinguio.  El ojo castaño de nuestro amor. Editorial Impedimenta. Madrid. 2016. Traducción del rumano de Marian Ochoa de Eribe Urdinguio. Lulu. Editorial Impedimenta. Madrid. 2011. Traducción del rumano de Marian Ochoa de Eribe Urdinguio. Introducción de Carlos Pardo. (Título original en rumano: Travesti. Editura Humanitas, Bucarest, 1994). Nostalgia. Impedimenta. Madrid. 2013. Traducción del rumano de Marian Ochoa de Eribe Urdinguio. Introducción de Edmundo Paz Soldán. Este volumen corresponde a la edición integral del libro que en rumano tiene el título de Visul, Editura Humanitas, Bucarest (1993), y contiene las siguientes obras: El ruletista (Prólogo), El Mendébil, Los gemelos, REM (Nostalgia) y El arquitecto (Epílogo). Igualmente, ver la reciente traducción: Solenoide. Impedimenta. Madrid. 2017. Traducción del rumano de Marian Ochoa de Eribe Urdinguio. Prefacio a cargo de Marius Chivu.

[2] Cenaclul de Luni (“Círculo del lunes”) fue conducido por el crítico literario  Nicolae Manolescu. Tuvo lugar entre los años 1977-1983 en Bucarest.  “Cenaclul de Luni” fue un círculo literario de los estudiantes de la Universidad de Bucarest. Inciado por Radu Călin Cristea, este círculo de los lunes representó el núcleo bucarestino de poesía de las nuevas generaciones, llamada también generación 80 o generación en jean. Fue fundado en el año 1977 y disuelto en 1983 por el secretario general del Partido Comunista Rumano de la Universidad de Bucarest, quién lo considera subversivo. El volumen colectivo emblemático del grupo fue la antología de poesía Aer cu diamante (Aire con diamantes) de Mircea Cărtărescu, Traian T. Coșovei, Florin Iaru și Ion Stratan, publicado en 1982 y Cinci (Cinco) con  Bogdan Ghiu, Ion Bogdan LefterMariana MarinRomulus Bucur y Alexandru Mușina, publicada en 1983. Si bien se consideró un círculo literario dedicado casi en su totalidad a la poesía, en sus reuniones también se leyó prosa y textos, entre otros, de autores como: Ioan Mihai Cochinescu, Gheorghe Crăciun, Mircea Nedelciu, Sorin Preda, Cristian Teodorescu, etc. Con motivo del cumplimiento de sus 40 años fue lanzado un volumen que reune documentos y evocaciones sobre el tema (Cenaclul de Luni – 40, volumen editado por Ion Bogdan Lefter y Călin Vlasie, Bucarest, Editura Cartea Românească, 2017). En este círculo literario se formó un “ala” importante de la primera generación literaria postmodernista literaria, entre los cuales encontramos a Traian T. Coşovei, Alexandru Muşina, Ion Stratan, Mariana Marin la Călin Vlasie, Viorel Padina, Radu Călin Cristea, Florin Iaru, Daniel Pişcu, Eugen Suciu, Mircea Cărtărescu, Magda Cârneci, Elena Ştefoi, Carmen-Francesca Banciu, Matei Vişniec, Romulus Bucur, Bogdan Ghiu, Doru Mareş y otros.

[3] Ver: Mircea Cărtărescu. Eminescu: Visul chimeric. Bucureşti, Editura Humanitas. 2011.

[4] Ver: Mircea Cărtărescu. Postmodernismul românesc. Bucureşti, Editura Humanitas. 1999.  Es una obra extensa y escrita con mucha atención y cuidado, con fuerza expresiva. Constituye una referencia fundamental sobre el postmodernismo rumano; además, muestra que este debate no es marginal, ni episódico porque afecta de manera directa la percepción sobre la literatura rumana en su conjunto.

[5] Paul Cornea (1923, Bucarest- 2018, Bucarest), fue mucho más que profesor. Se ha dicho con razón que jugó un papel muy destacado como creador de escuela y como filtro axiológico en los medios universitarios de las últimas décadas. Supo reconciliar de manera admirable el abordaje estético con el historiográfico, sociológico e ideológico. La combinación entre (meta) teoría e historia literaria, el rechazo al autonomismo estético estrecho, la predilección por los nuevos enfoques y abordajes (teoría de la recepción, el problema del canón,  el estudio de la para literatura) y por la síntesis metodológica son apenas algunos de los ingredientes que estimularon a muchos de sus discípulos después de 1990. Luego de Tudor Vianu y George Călinescu, ningún profesor de literatura en Rumania marcó de semejante forma el porvenir profesional de los estudiantes que formó. Esta marca no fue impuesta, sino aceptada de manera natural y espontánea. Fue decano de la Facultad de Letras de la Universidad de Bucarest de 1992 a 1996.

[6] Ver: Faruri, vitrine, fotografii…, Cartea Românească, Bucarest 1980. Premio de la Unión de Escritores de Rumania. 1980.

[7] Nicolae Manolescu es un crítico literario rumano muy destacado y conocido en la escena cultural y literaria rumana. Ha sido editor de la revista literaria România Literară, tiene un récord en revisión crítica de libros durante casi 30 años. Elegido miembro correspondiente de la Academia rumana en 1997, y ascendió a miembro titular en 2013.

[8] Ovid S. Crohmălniceanu (de nombre Moise Cohn, nació el 16 de agosto de 1921, en la ciudad de Galați-Rumania y murió el 27 de abril del 2000 en Berlín). Fue un crítico literario e historiador de la literatura rumano de origen judio. Terminó estudios de ingeniería en la Universidad Politécnica de Galați, que interrumpió en 1940, continuó entre los años 1944-1947 en la Universidad Politécnica de Bucarest, donde graduó como Ingeniero Civil. Desde 1996 se convirtió en un destacado profesor de la Facultad de Letras de la Universidad de Bucarest.

[9] En español: El levante. Traducción de Marian Ochoa de Eribe. Prólogo de Carlos Pardo. Madrid. Editorial Impedimenta. 2015. Levantul es una epopeya postmoderna de Mircea Cărtărescu, escrita según la fórmula de las epopeyas clásicas de la literatura rumana (por ejemplo, la de Dimitrie Bolintineanu). Levantul  se publicó por primera vez en la Editorial Cartea Românească, Bucurest. 1990. El autor relata el viaje desde el Levante a Bucarest, de un joven revolucionario que, con la ayuda de un pequeño grupo de amigos (un pirata, un inventor, un francés, una joven conspiradora), logran derrocar al señor fanariota de Bucarest. El texto es también una verdadera recapitulación de la historia de la literatura rumana. El novelista parodia autores más o menos  conocidos, los textos esenciales de la “Scrisoarea lui Neacșu” de Cîmpulung, Conachi, Anton Pann, Eliade y  Alecsandri, entre otros, hasta los poetas rumanos del siglo XX, Arghezi, Ion Barbu, Ștefan Augustin Doinaș, Nichita Stănescu. El escritor interviene  para destacar que la epopeya es apenas un texto. Todos los procedimientos empleados Cărtărescu (parodia, citación, ironía, objetivación del texto), son postmodernos.

[10] Erisma –Leadership Creativ y Emeritus. Nació con la convicción que el “leadership” debe ser una experiencia de la “élite” empresarial rumana. Comprende cursos interactivos y prácticas moderadas por destacadas personalidades de la cultura rumana como Horia Roman Patapievici, Ioana Pârvulescu, Adrian Titieni, Liviu Papadima sau Mugur Ciumăgeanu, Andrei Pleşu, Vasile Morar, Mircea Dumitru, Vintilă Mihăilescu. La denominación de ERUDIO – y el nombre del programa sugiere “erudición” que conduce a un “creative leadership” (Ver: https://www.erudio.ro/ro/media/despre/2005-11-16-rc.shtml, consulta 201-12-2018).

[11] Orbitor, Aripa stângă, volumul I (1996), Orbitor, Corpul, volumul II (2002), Orbitor, Aripa dreaptă, volumul III, (2007) publicadas por la Editorial Humanitas de Bucarest. En español se ha publicado  el primer volumen con el título de “Cegador” traducido por Manuel Lobo Serra, Editorial Funambulista, 2010. Sin embargo, hay otra versión, que ha recibido muchísima atención en la prensa cultural española e incluso colombiana, con el título de El ala izquierda. Cegador, I. Traducción de Marian Ochoa de Eribe. Madrid Editorial Impedimenta. 2018. Precisamente el portal de la Editorial Impedimenta dice acerca de este primer volumen:  “Pasajes ocultos, tapices fascinantes, mariposas gigantescas, un éxodo místico a la prehistoria de una familia. Un mundo caleidoscópico del que emergemos como si regresáramos de un extraño peregrinaje, conmovidos y transformados. El ala izquierda es el volumen que abre «Cegador», la monumental trilogía en forma de mariposa considerada de modo unánime la obra maestra del rumano Mircea Cartarescu. Visceral ejercicio de autoexploración literaria sobre la naturaleza femenina y la madre, viaje ficticio a través de la geografía de una ciudad alucinada, una Bucarest que se convierte en el escenario de la historia universal, El ala izquierda se ha convertido en uno de los éxitos más sólidos de la literatura europea actual, y en un best seller literario desde el mismo momento de su publicación. Circos errantes, agentes de la Securitate, gitanos adictos a la flor de la amapola, una oscura secta, la de los Conocedores, que controlan todo lo visible y lo invisible, un ejército de muertos vivientes y una hueste de ángeles bizantinos enviados para combatirlos, un iluminado albino que burla a la muerte, jazz underground en una Nueva Orleans soñada, la irrupción del Comunismo en Rumanía…” (Ver: http://impedimenta.es/libros.php/el-ala-izquierda Consulta 20-12-2018).

[12] En esta plaza tuvieron lugar los acontecimientos de la primavera de 1990, del 22 de abril al 15 de junio de 1990, en el gobierno de transición del período comunista al postcomunista del “Frente de Salvación Nacional” presidido por Ion Iliescu. Se conoce con el nombre de “Golaniada” o el “Fenómeno de la Plaza de la Universidad” o las “Manifestaciones de la Plaza de la Universidad”,  a los acontecimientos que duraron 53 días y que reunieron alrededor de 50.000 personas cada noche. Es la más amplia protesta de la historia de Rumania y la más grande manifestación anticomunista de Europa después de la caída de la “Cortina de hierro”. Se iniciaron las manifestaciones por el descontento general con la evolución de la vida política de Rumania meses después de los acontecimientos de diciembre de 1989. Las protestas fueron detenidas y reprimidas por un grupo grande de mineros traídos a Bucarest. Las manifestaciones recibieron el nombre de “Golaniada” (del rumano “Golan”, granuja, vagabundo en español)  para referirse con esa expresión a los manifestantes. Este hecho histórico marcará de manera definitiva el rumbo del periodo postcomunista, y dividirá profundamente a la sociedad rumana. Además, una significativa parte de los intelectuales rumanos, manifestarán de manera abierta su inconformidad con lo acontecido y denunciarán el daño causado, por lo que algunos llaman “neocomunistas”, a la incipiente democracia liberal rumana de entonces.

[13] Traian Băsescu es un político rumano. Fue alcalde de Bucarest desde junio de 2000 hasta diciembre de 2004, cuando dimitió para asumir  el cargo de Presidente de Rumania el 20 de diciembre de 2004. Después de ganar las elecciones presidenciales de 2004, ganó un segundo mandato en las elecciones de diciembre de 2009.

[14] Adrian Năstase. Fue primer ministro de Rumania desde diciembre del 2000 hasta diciembre del 2004. Compitió en las elecciones presidenciales del 2004 como candidato del Partido Social Demócrata (PSD), conformado por antiguos comunista. Fue derrotado por el candidato de la “Alianza de Justicia y Verdad” (DA), de centro derecha, de Traian Băsescu.

 

ANEXO

MIRCEA CĂRTĂRESCU

OBRA LITERARIA

Poesía

  • Debutó en 1971 con  poesía en la revista România literară.
  • Faruri, vitrine, fotografii…, Cartea Românească, Bucarest 1980 – Premio de la Unión de Escritores 1980.
  • Poeme de amor, Cartea Românească, Bucarest, 1983.
  • Totul, Cartea Românească, Bucarest, 1985
  • Levantul- poem epic, Cartea Românească, București, 1990 –  Premio de la Unión de Escritores 1990.
  • Dragostea. Poeme (1984-1987), Editura Humanitas, Bucarest, 1994
  • 50 de sonete de Mircea Cărtărescu cu cincizeci de desene de Tudor Jebeleanu, Editura Brumar, Timișoara, 2003.
  • Nimic. Poeme (1988-1992), Editura Humanitas, Bucarest, 2010.

Antologías

  • Doble CD. Antologie de poezie, Editura Humanitas, Bucarest, 1998
  • Plurivers, Editura Humanitas, Bucarest, 2003 (antología en dos volumenes con epílogo de Paul Cernat).
  • Poeme în garanție, Editura Casa Radio, Bucarest, 2005 (antología con ilustraciones de Tudor Jebeleanu).
  • Dublu album, Editura Humanitas, Bucarest, 2009.
  • Poezia, Editura Humanitas, București, 2015.
  • Mica trilogie (De ce iubim femeile, Frumoasele străine și Enciclopedia zmeilor), Editura Humanitas, Bucurest, 2011.

Colaboraciones, volúmenes colectivos

Aer cu diamante (volumen colectivo), Editura Litera, Bucarest, 1982 (con prefacio de Nicolae Manolescu e ilustraciones de Tudor Jebeleanu)

Antologia poeților tineri, Cartea Românească, Bucarest, 1982 (antología elaborada por George Alboiu)

Antologia poeziei generației `80 (volumen colectivo), Editura Vlasie, Pitești, 1993 (antología al cuidado de Alexandru Mușina)

Antologia poeziei românești culte, Editura Teora, Bucarest, 1998 (antología coordinada por Florin Șindrilaru)

Experimentul literar românesc postbelic, Editura Paralela 45, Pitești, 1998 (con sección antologică).

Antologia poeziei române de la origini până azi, Editura Paralela 45, Pitești, 1999. (antología elaborada  por Dumitru Chioaru e Ioan Radu Văcărescu).

40238 Tescani, Editura Image, Bucarest, 2000 (volumen experimental realizado con Ioana Nicolaie, Marius Ianuș, Florin Iaru, Ioana Godeanu, Doina Ioanid y otros).

Primii mei blugi, coord. de Corina Bernic – Cătălin Avramescu, Mircea Cărtărescu, Marius Chivu, Alexandru Dabija, Silviu Dancu, Șerban Foarță, Augustin Ioan, Cristi Luca, Cosmin Manolache, Virgil Mihaiu, Ioana Nicolaie, Costi Rogozanu, Alex. Leo Șerban, Mihaela Timuș, Călin Torsan, Alexandru Vakulovski, Constantin Vică; Ed. Art, 2009.]

Pot să vă mai enervez cu ceva? Interviuri între vehemență și emoție, coord. de Ovidiu Șimonca  – Nicolae Manolescu, Matei Călinescu, Mihai Șora, Matei Vișniec, Antoaneta Ralian, Andrei Pleșu, Andrei Șerban, Livius Ciocârlie, Paul Cornea, Alexandru Paleologu, Gabriela Adameșteanu, Gheorghe Crăciun, Dumitru Țepeneag, Nora Iuga, Gabriel Liiceanu, Gabriela Melinescu, Ștefan Agopian, Mircea Cărtărescu, Neagu Djuvara, Gelu Ionescu, Petru Cimpoeșu, Bujor Nedelcovici, Mircea Horia Simionescu, Victor Rebengiuc, Marcel Iureș; Ed. Cartier, 2009.

Care-i faza cu cititul?, coord. de Liviu Papadima –Florin Bican, Paul Cernat, Ioan Groșan, Dan Lungu, Robert Șerban, Rodica Zane, Cezar Paul Bădescu, Laura Grunberg, Călin-Andrei Mihăilescu, Dan Sociu, Cristian Teodorescu, Călin Torsan, Ioana Bot, Mircea Cărtărescu, Fanny Chartres, Vasile Ernu, Bogdan Ghiu, Simona Popescu, Vlad Zografi, George Ardeleanu, Neaju Djuvara, Caius Dobrescu, Ioana Nicolaie, Ioana Pârvulescu, Doina Ruști; Ed. Art, 2010.

Cărțile care ne-au făcut oameni, coord. de Dan C. Mihăilescu – Ana Blandiana, Lucian Boia, Mircea Cărtărescu, Ștefan Câlția, Livius Ciocârlie, Andrei Cornea, Neagu Djuvara, Gabriel Liiceanu, Nicolae Manolescu, Mihai Măniuțiu, Horia-Roman Patapievici, Ioana Pârvulescu, Irina Petrescu, Andrei Pleșu, Victor Rebengiuc, Alex Ștefănescu, Valeriu Stoica, Ion Vianu; Ed. Humanitas, Bucarest, 2010.

Intelectuali la cratiță. Amintiri culinare și 50 de rețete – Gabriel Liiceanu, Adriana Babeți, Adriana Bittel, Ana Blandiana, Emil Brumaru, Mircea Cărtărescu, Marius Chivu, Livius Ciocârlie, Neagu Djuvara, Dan C. Mihăilescu, Ioana Nicolaie, Radu Paraschivescu, Ioana Pârvulescu, Oana Pellea, Monica Pillat, Andrei Pleșu, Tania Radu, Antoaneta Ralian, Grete Tartler, Vlad Zografi; Ed. Humanitas, Bucarest, 2012.

Cartea simțurilor, coord. de Dan C. Mihăilescu; Gabriel Liiceanu, Mihai Măniuțiu, Dan C. Mihăilescu, Angelo Mitchievici, Horia-Roman Patapievici, Tania Radu, Antoaneta Ralian, Cătălin Ștefănescu, Ana Barton, Adriana Bittel, Ana Blandiana, Mircea Cărtărescu, Ioana Nicolaie, Radu Paraschivescu, Ioana Pârvulescu, Constantin Coman, Horea Paștină, Monica Pillat, Andrei Pleșu, Mihai Sârbulescu, Victor Ieronim Stoichiță; Ed. Humanitas, 2015.

Și eu am trăit în comunism, coord. de Ioana Pârvulescu; Gabriel Liiceanu, Andrei Pleșu, Mircea Cărtărescu, Radu Paraschivescu, Ioana Pârvulescu, Lidia Bodea, Rodica Zafiu; Ed. Humanitas, Bucarest, 2015.

Bucureștiul meu – Andrei Pleșu, Dan C. Mihăilescu, Ioana Pârvulescu, Tatiana Niculescu Bran, Radu Paraschivescu, Gabriela Tabacu, Horia-Roman Patapievici, Anamaria Smigelschi, Andreea Răsuceanu, Dan Petrescu, Monica Pillat, Andrei Crăciun, Ioana Nicolaie, Adriana Bittel, Corina Ciocârlie, Marius Constantinescu, Mircea Cărtărescu, Neagu Djuvara; Ed. Humanitas, Bucarest, 2016.

Prosa

Entre los más importantes trabajos de prosa Mircea Cărtărescu, se incluyen Visul, (Cartea Românească, Bucarest, 1989 – Premio de la Academia rumana 1989), Nostalgia (edición integral del libro Visul, Editura Humanitas, Bucarest, 1993) y trilogía  Orbitor:

Orbitor. Aripa stângă, Editura Humanitas, Bucarest, 1996
Orbitor. Corpul, Editura Humanitas, Bucarest, 2002
Orbitor. Aripa dreaptă, Editura Humanitas, Bucarest, 2007

OTRAS OBRAS

  • Travesti, Editura Humanitas, Bucarest, 1994, Premio de la Unión de Escritores y Premio ASPRO 1994; se transformo en novela gráfica en lengua francesa; Travesti (historieta gráfica) – 2011.
  • Enciclopedia zmeilor, Editura Humanitas, Bucarest, 2005
  • Gemenii, Editura Humanitas, Bucarest, 2006 (novela de Nostalgia)
  • REM, Editura Humanitas, Bucarest, 2006 (novela de Nostalgia)
  • Mendebilul, Editura Humanitas, Bucarest, 2006 (novela de Nostalgia)
  • Frumoasele străine, Editura Humanitas, Bucarest, 2010
  • Fata de la marginea viețiipovestiri alese, Editura Humanitas, Bucurest, 2014
  • Solenoid, Editura Humanitas, Bucarest, 2015

ENSAYO Y PERIODISMO

  • Visul chimeric, Editura Litera, București, 1992; Editura Humanitas, Bucarest, 2011;
  • Postmodernismul românesc, Editura Humanitas, Bucarest, 1999
  • Pururi tânăr, înfășurat în pixeli, Editura Humanitas, Bucarest, 2002
  • De ce iubim femeile, Editura Humanitas, Bucarest, 2004
  • Baroane!, Editura Humanitas, Bucarest, 2005
  • Ochiul căprui al dragostei noastre, Editura Humanitas, Bucarest, 2012
  • Peisaj dupa isterie, Editura Humanitas, Bucarest, 2017

Diario

  • Jurnal I, 1990-1996, Editura Humanitas, Bucarest 2001
  • Jurnal II, 1997-2003, Editura Humanitas, Bucurest, 2005
  • Zen. Jurnal 2004-2010, Editura Humanitas, Bucarest, 2011
  • Un om care scrie. Jurnal, 2011–2017. Editura Humanitas, Bucarest, 2018

Audiolibros

  • Mircea Mihăieș, Viața, patimile și cântecele lui Leonard Cohen, con 32 de poemas traducidas por Mircea Cărtărescu, Editura Polirom, Bucarest, 2005.
  • Parfumul aspru al ficțiunii, Editura Humanitas Multimedia, Bucarest,  2003.
  • Levantul, Casa Radio, Bucarest, 2004
  • De ce iubim femeile, Editura Humanitas Multimedia, Bucarest,  2005.
  • Vreau să-mi spui, frumoasă Zaraza, Editura Humanitas Multimedia, Bucarest, 2009
  • Travesti, Editura Humanitas Multimedia, Bucarest, 2009.
  • Ruletistul, Editura Humanitas Multimedia, Bucarest, 2011.