La amiga alemana de Cioran (José Ignacio Nájera)

Tras un día de debates acadêmicos y celebración de los 70 años desde la publicación del primer libro de Cioran escrito en francés, el Précis de décomposition, nada mejor para coronar un día perfectamente cioraniano (incluso la lluvia ayudó) que recibir un texto inédito de un importante colaborador del Portal E.M.Cioran 🇧🇷: el profesor José Ignacio Nájera, autor de El universo malogrado – carta a Cioran (Tres Fronteras, 2008). El texto tiene como objeto el libro de Friedgard Thoma, recientemente publicado en España (Hermida, 2019), sobre los encuentros (muchos “clandestinos”) y correspondencias (muchas “calientes”) de Friedgard Thoma con Cioran (enamorado de la joven “amiga” alemana, como lo dice Nájera). Muchas gracias, profesor Nájera, por más esta contribución. ¡Buena lectura!

*

resize-1567585195Aparece al fin en español el desventurado libro de Friedgard Thoma sobre Cioran. Escribo “desventurado” por los avatares que en su tiempo sufrió, dadas las querellas, juicios y dimes y diretes a que fue sometido (hasta llegar a ser destruido por orden judicial). Pero, por fin, ni Gallimard ni su guardiana-traductora  al alemán (Verena von der Heyden-Rynsch) se salieron con la suya. Ahora lo tenemos completo con sus ocho famosas cartas censuradas. Bienvenido sea y felicidades a la profesora F. Thoma al serle ampliada su difusión en castellano.

     Por nada del mundo. Un amor de Cioran (Hermida Editores, 2019) no es un libro de chismes (que los hay) sobre Cioran. Más bien creo que es de interés tanto para cioranianos como para cioranistas por lo que nos revela acerca del pensador y del hombre. La narradora es la propia Friedgard, que en una dinámica alternancia va contando los contactos que mediaron entre carta y carta, los encuentros y las ensoñaciones que entre ellos se tuvieron.  A partir de este presupuesto, los hechos iniciales parece ser que fueron los siguientes. A la edad de setenta años el pensador es contactado epistolarmente por una joven profesora y admiradora de treinta y cinco años de edad. En la carta Friedgard le rinde su completa consideración intelectual. Cioran le contesta inmediatamente y le insinúa una posible cita en París. La alemana no da crédito a la iniciativa y se ofrece enseguida para tal acontecimiento. Se verán más o menos en torno a las vacaciones de Semana Santa, como detalle (accidental o no) Simone Boué, la compañera sentimental de Cioran, no estará por entonces en París. Estamos en 1981 y la relación que empieza con la amiga alemana durará hasta la muerte de Cioran en 1995. Por entonces el libro que principalmente ha fascinado a la alemana es Breviario de podredumbre, el primer libro de la etapa francesa del rumano. A Friedgard Thoma le sucede lo que a la mayoría de lectores de Cioran por aquellos años: no sabemos nada de sus escritos rumanos. El Cioran que, por tanto, conoce Friedgard es el Cioran escéptico, desencantado, mordaz y cuasinihilista (no lo es al completo, porque tiene fe en la escritura). Y sobre todo es un Cioran que ironiza y se burla del amor al tildarlo de una dialéctica de salivas y demás jugos.

     A pesar de esto, Cioran queda prendado de la joven profesora alemana a raíz del primer encuentro en el que ya la invita a cenar en su cuchitril de la calle Odeón. En la segunda cena al día siguiente hay un intento por parte de Cioran de dejar las cosas espirituales a un lado y pasar a mayores. Friedgard se resiste y no transige. Así lo confirma  una inmediata carta con la que Cioran en cierto modo se excusa, aunque insiste en que la desea. Hay que suponer que esta carta sería la máxima candidata a la censura posterior. A partir de aquí las cosas estarán claras en el subsiguiente intercambio epistolar. La sed de Cioran tendrá que sublimarse si quiere respirar intelectual y espiritualmente con Friedgard. Hablarán de literatura, de filosofía (¿qué pintaría Hegel por ahí en medio?) y sobre todo lo harán a través de la música. Mozart, Brahms, Schubert, Bach… son quienes los sintonizarán en la distancia entre París y Colonia. También se telefonearán mucho. El sexo que no pude llegar, porque ella no quiere, va apareciendo transformado a través de las secuelas psicológicas que se observan en el sediento amante. Cioran se queja metafísicamente del fenómeno de la imposibilidad que lo tortura noche y día. Piensa tanto en ella que ve cómo se le convierte en una enfermedad. Seguro. Su vida nunca ha tenido sentido, confiesa repetidas veces. Y ahora que lo podría tener el amor se niega a concedérselo. Parece encontrarse en las cimas de la desesperación.

     Friedgard, por su parte, le dice que ha roto con su compañero, en parte a causa de él. Lo cual no hace sino echar más leña al fuego. ¿Qué hacen que no se juntan?, podríamos preguntarnos. Él tendría que dejar a Simone Boué y ella tendría que aceptarlo (el abandono y a él). En ningún periodo parece que esta haya sido una opción para Friedgard y en todo momento también parece que ella es la buena de la situación. Cioran, en cambio, se entrega más al cambalacheo, abre un apartado de correos para la correspondencia, vigila las llamadas telefónicas y se inventa algún que otro viaje para visitar a su editor para disimular las citas. Está claro que el hijo del pope no tiene la conciencia tranquila y que nada y guarda la ropa. La relación podría haberse roto, pero en el verano tomó un nuevo sesgo. En Soglio se reúnen unos días Simone, Cioran y Friedgard y Gunter Schulte para conocerse y solazarse. Todos se caen muy bien y nace una nueva amistad, la de Simone y Friedgard. Cioran se da cuenta de que a partir de aquí ya no tendrá que disimular porque serán un trío de amigos hasta el final de sus días. Aunque sigue ansioso por Friedgard, y así se lo comunica en algunas cartas, poco a poco se irá resignando a que el tono se vaya difuminando. Las cartas se espacian bastante y ¡Friedgard acabará escribiéndoles cartas a los dos juntos! Todo se ha civilizado y ya no habrá ocasión para posibles traiciones. Cioran, dice Friedgard, se ha paternalizado con ella.

     De las variadas anécdotas que se cuentan en el libro hay una casi al final especialmente cioraniana. Escribe Friedgard que un buen día, en una visita a París, dando un paseo se acercaron al cementerio de Montparnasse. El objetivo era visitar la futura tumba de Cioran, ya que Simone había comprado un lugar para el enterramiento de los dos. Cioran exclama. “¡Por fin soy propietario!”. Y en efecto el agujero es suyo. Allí serán enterrados sucesivamente. Cioran juega con la idea de la muerte y el vacío una vez más, y en esta ocasión ante su amiga alemana. Él sabe que es lo que mejor se le da y por eso se exhibe ante ella. Esto sucede en el otoño de 1992 y no falta mucho para que llegue la hora de la verdad de su broma. A los pocos meses, Cioran sufre un accidente doméstico y tiene que ser ingresado y ya apenas levantará cabeza. Una cabeza que pierde definitivamente en los dos últimos años que mediaron hasta su muerte. Simone y Friedgard se quedaron solas, la primera más que la segunda. Las dos tenían, sin embargo, una tarea pendiente. Simone tenía que preparar los Cahiers, los diarios de Cioran, unos diarios en los que ella nunca salió. Sabemos que además de su compañera fue su mecanógrafa, su primera lectora, su matizadora y correctora de todo lo que escribía. Fue la que lo atendió en medio de sus postraciones, su vagancia y su haraganería. La que lo sufragó en sus gastos. La que lo conoció el 18 de noviembre de 1942, y desde entonces supo y quiso estar a su lado sin alardear de nada. No escribió nada sobre él, ni sobre sí misma. Friedgard Thoma, sin embargo, nos dejó este libro que ahora se publica.

Deixe aqui suas impressões, comentários e/ou críticas. Deja aquí sus impresiones, comentarios y/o críticas. Leave your impressions, comments and/or critiques here. Laissez ici vos impressions, commentaires et/ou critiques. Lăsați-vă impresiile, comentariile și sau recenziile aici. Lascia qui le sue impressioni, commenti e/o recensioni.

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s