Reseña: “Cioran: creencias y esperanzas de un escéptico” (María Dolores Jaramillo)

Publicado en Ideas y Valores, Volumen 51, Número 120, p. 141-142, 2002. ISSN electrónico 2011-3668. ISSN impreso 0120-0062.

María Dolores Jaramillo. Emil Cioran: Creencias y esperanzas de un escéptico. Bogotá: Ayala-AvilaEditores, 2002. 178 páginas.

Entre los estudios consagrados a Cioran es preciso agregar el conjunto de ensayos (9) y de reseñas (3) que nos entrega María Dolores Jaramillo, Profesora Titular de literatura colombiana y latinoamericana en la Universidad Nacional de Colombia. Dos objetivos parecen implícitos en los textos aquí reunidos. Por una parte, una exposición clara y bien elaborada de los aspectos más significativos que se puedan encontrar en el pensador rumano (1911-1995) como son el escepticismo, el concepto de filósofo y de filosofía y su concepción histórica del hombre. Por otra parte, un componente crítico y polémico que se convierte a lo largo de la obra en “un ejercicio de confrontación académica y rescate del autor que posibilita nuevos caminos de reflexión a la filosofía”. Es este quizás uno de los propósitos más interesantes del libro cuando se constatan de otro lado lecturas rápidas, interpretaciones parciales, tergiversaciones, y sobre todo prejuicios sobre un pensador no-sistemático y que por consiguiente no se inscribe en los cánones tradicionales de expresión de la filosofía clásica. Por esto mismo, antes que excluirlo de la historia de la filosofía la autora nos lleva a abordarlo desde su concepción de la filosofía, el papel del filósofo, y sus diferentes maneras de ver el mundo… [+]

E. M. Cioran. El escepticismo visceral

Getzemaní González

1-emil-cioran

Lo primero que quiero manifestar en este apartado es mi intención de mostrar el escepticismo cioraniano como una alternativa viable de ética posmoderna en los albores del siglo XXI. Es, sin embargo, una ética sui generis porque se arraiga a la par en el escepticismo y en el ocio o, para utilizar un término más preciso, La Indiferencia.

El escepticismo de Cioran es fisiológico[1] lo que quiere decir que no es una doctrina. No le interesa adoctrinar a nadie. El escepticismo no se puede enseñar, a lo más que puede aspirar es a contagiarse. Ir contra la fe es ir contra lo más fundamental de la existencia humana. Antes que la necesidad vital, la fe ha hecho florecer todos los absolutos que menoscaban la lucidez del ser humano. Todo en Cioran o la mayoría de sus pensamientos remite, en último término, a la fisiología. Si reflexiona acerca del…

Ver o post original 5.865 mais palavras